Como cada año, unos veinte Hermanos (de más de 35 años de edad) se encuentran reunidos con un equipo de formadores, para vivir una sesión internacional de formación, de renovación interior, y visitar después los lugares de los Fundadores.

Hermanos » a la escucha «

Así, Hermanos venidos de Uganda, Kenia, Tanzania, Togo, España, Francia e Italia, han llegado a la Casa Madre de los Hermanos en Ploërmel el pasado día 13 de julio. Un sacerdote, el Padre Franck Kaninda, Congolés (Congo RDC), estudiante en Roma, de la comunidad de los Padres de Picpus (vecina a nuestra Casa Generalicia) acompaña y comparte fraternalmente la vida de nuestro grupo.

Momento del adiós al monasterio después de 3 días de retiro.

El ritmo de la sesión es el siguiente: Dos días en la Casa Madre para vivir un tiempo de interioridad y  profundización de la espiritualidad menesiana, tiempo de discernimiento personal y comunitario… y un día de peregrinación tras los pasos de nuestros fundadores (St Malo, Dinan, La Chesnaie, St Brieuc, Guingamp, Auray, Josselin, Malestroit y París dónde se acabará la sesión el 14 de agosto)

El Hermano Yannick, Superior General, de paso por Ploërmel, se dirige a los Hermanos de la sesión.

Y para ir al corazón y encuentro con Cristo en su vida y en su vocación, el grupo ha vivido 3 días de retiro  en el Monasterio de Beaufort (Plerguer, Ille-et-Vilaine). El magnífico entorno- una verdadera catedral rodeada de verde – y sobre todo una hermosa liturgia animada por la comunidad de las Hermanas dominicanas, ayudaron mucho a los Hermanos a hacer suyo el objetivo de la sesión: revitalizar su amor a Cristo y su vocación.