3 días, 3 horas. Una cita vivida por 34 mujeres y hombres, consagrados y laicos, vinculados al Centro Educativo Juan Pablo II de Huatusco, México. El objetivo: Descubrir las raíces menesianas a partir de su historia, su itinerario, buscar la fuente en verdad, profundizar un estilo de vida y realizar que se pueden hacer milagros, juntos, a la escucha del Espíritu. Descubramos aquí en el relato Nelhuayotl-Huatusco 2021, el testimonio de Luz Martha de La Cruz Romero, laica menesiana.

Nelhuayotl I, Huatusco 2021.

En febrero de 2019 en Argentina: La “Escuela Menesiana” me dejó convencida y más contagiada que antes de este estilo y carisma menesiano, de esta forma de vida. Sentirme y vivir así y sobre todo de compartirlo y contagiarlo a los demás, como lo han hecho conmigo.  Les he dado ejemplo para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes. Juan 13,15

Y compartir este sentimiento con Carlos y el Hermano Mario, reconocer que es un tesoro y que no puede ser guardado. Estaba claro que queríamos compartir en nuestra comunidad toda esta experiencia y en compañía del Hermano Guillermo, hemos puesto este año nuestro tiempo y nuestra disposición en manos del Espíritu Santo, para llevar este y otros mensajes a nuestra comunidad.

El Hermano Mario Couture, el Hermano Guillermo Dávila, Carlos Martínez y Martha de la Cruz nos preparamos para hacer vivir esta experiencia en Huatusco.

 

¿Qué ha sido y qué pretende seguir siendo Nelhuayotl?

 

Una invitación a profundizar en el corazón de las raíces menesianas, con el fin de descubrir la inspiración que Juan María de la Mennais dejó en herencia a millares de jóvenes, hermanos, docentes y laicos. Una herencia, que nos permite llegar a ser “imagen de Cristo”, a través de lazos, actitudes de ángel, con un cuidado particular de los más vulnerables y pequeños de nuestra sociedad, más allá de las fronteras.  (Hno. Mario Couture. Presentación del Cuaderno de los participantes del Nelhuayotl 2021)

Durante tres días, 29, 30 y 31 de marzo, es decir lunes, martes y miércoles de la Semana Santa 2021 y tan solo 3 horas cada día, nos dimos cita, virtualmente, a través de la plataforma Zoom, alrededor de 34 participantes, para vivir esta experiencia que nos ha permitido reconocer más notas de la identidad menesiana, que ya habíamos adoptado por identificarlas en nuestras propias actitudes; rescatar nuestras propias raíces, sentirnos orgullosos de nuestros orígenes y que todo esto se compagina y se adecúa con lo que Dios va poniendo en nuestros caminos.

No son coincidencias, constatamos una vez más cómo la Providencia (lo que quiere Dios) fue provocando el “Encadenamiento misterioso”y sutil de nuestras vidas, hasta traernos a este momento de encuentro virtual (Hno. Guillermo Dávila).

 ¿Por qué “Nelhuayotl”?

Este término náhuatl, lengua viva de los mexicas, se refiere a «raíz». Literalmente encontramos que nelhuayotl significa «lo que contiene la verdad». Y en el uso cotidiano sus significados o definiciones pueden ser entre otros: principio, fundamento, comienzo; raíz de cualquier cosa.

Teníamos que partir de las raíces personales para comprender más todo este carisma menesiano. Teníamos que partir de nuestras propias raíces prehispánicas para reconocernos con tantas riquezas y herencias. Y después de conocer sobre los orígenes de la Congregación, sabernos parte de un todo y que está conectado Providencialmente: las personas antes de nosotros, recorrieron y caminaron, actuaron, se entregaron, para que nos encontremos justo en un lugar que nos es común y en el que hemos vivido y generado lazos de familia y comunidad: todos somos parte de esta historia.

Una vez empapados en este ambiente, fue más fácil reconocer lo que caracteriza al Centro Juan Pablo II por su carisma menesiano, las actitudes y los gestos que le dan ese color que nos ha atraído desde la primera vez que entramos en este lugar. Estos rasgos son comunes a cualquier otro centro educativo menesiano en cualquier lugar del mundo.

Introducida la idea de Escuela Hospital, y aclarando el sentido bíblico de Milagro, hemos dejado entrar a nuestro corazón, 4 pasajes del Evangelio, presentados más humanamente, aclarando sobre todo las actitudes de Jesús en cada una de sus intervenciones. Sentirnos, así como el leproso, tocados y amados por el solo hecho de existir. Abrir nuestros ojos a una nueva mirada desde el corazón, después de quitarnos las vendas y despojarnos de todo lo que tenemos, como Bartimeo. Levantar nuestra camilla y seguir andando, confiando nuestras parálisis y miedos a Jesús quien nos levanta, como el paralítico. Despertarnos a una nueva forma de vivir, de la mano de Jesús, como la hija de Jairo.  

Y hacernos conscientes del gran amor de Dios que Jesús nos enseña. Reconocer que nosotros, que estamos queriendo seguir los pasos de Jesús, a través de la enseñanza menesiana, somos hacedores de milagros. Los testimonios de algunos participantes así lo confirmaron y han sido muestra de lo que ya hemos hecho y que queremos seguir haciendo.

Hemos cerrado esta primera experiencia de Nelhuayotl el domingo 4 de abril, encontrándonos nuevamente en Zoom para celebrar juntos el Domingo de Resurrección, como una nueva familia que quiere seguir caminando, para conformar el Reino de Dios.

Nos queda discernir si estamos llamados a ser coautores de la nueva página a escribir en la realidad de Huatusco, inspirados por el carisma menesiano (Hno. Guillermo Dávila).

Nelhuayotl. Esta palabra se enraizó y deja el deseo de compartir el carisma con los mejicanos y que los mejicanos compartan su carisma con los menesianos, que se vuelva un carisma con un color específico: ¡carisma menesiano mejicano! (Hno. Gaétan Arsenault)

 

Lo que encontraron los participantes:

Interioridad, reflexión espiritual, autoconocimiento, aprendizaje, vida compartida, vida en familia, encuentro y conexiones con uno mismo, encuentro con Jesús, reconocimiento del amor de Dios, profundización de la presencia de Dios en la vida, sanación, disposición, reconocimiento de una identidad.

Videos y presentaciones de powerpoint, canciones que nos hablan al corazón, que nos despiertan; testimonios de experiencias que han dejado huellas; retrospecciones al pasado, perspectivas al presente y al futuro; cuatro milagros del Evangelio que nos tocan, nos sacuden, nos mueven y nos hacen sentir la presencia de Jesús en nuestras vidas; lazos que se forjan al compartir experiencias y puntos de vista en pequeños grupos.

En esta página de Internet, hemos dejado algunos de los materiales que usamos durante las animaciones:

https://sites.google.com/view/nelhuayotl/inicio

Particularmente, me siento muy dichosa y agradecida de haber participado, de empezar a sembrar alegría en los corazones y de poder compartir cada vez más este sentimiento de amor que me invade profundamente.

Luz Martha De La Cruz Romero.
Laica Menesiana.

Descubramos los dos vídeos.

Vienen de esos 3 días y estos tesoros menesianos están disponibles para todos

https://youtu.be/tMU8W-Ye7JY

https://youtu.be/ztBdbWT7fjM