Vitrail de l’école mennaisienne de Berrio-Otxoa, Bilbao, détail.

El Colegio menesiano de Berrio-Otxoa, en Bilbao. La comunidad de la enfermería se encuentra dentro del Colegio.

«¡Señor, a quien amas está enfermo! » Este era el texto del evangelio del domingo 29 de marzo. «Yo soy la resurrección y la vida, dice el Señor. Quien cree en mí nunca morirá. (Jn 11, 1-45). La muerte de los seis Hermanos de toda la comunidad de la enfermería de Berrio-Otxoa, Bilbao, han fallecido  entre el 22 y el 30 de marzo, ha sido un shock. Se puso de relieve la presencia diaria del personal de la enfermería entre los Hermanos. La celebración del funeral tendrá lugar cuando las circunstancias lo permitan. El conjunto de la Familia Menesiana Internacional se asocia a la pena de las comunidades y laicos de España.

El pasado 21 de marzo, Hno Rafael Alonso, Provincial de España, informó que los Hermanos Lucas Sáinz (98), Javier García (76) y Dámaso Cereceda (78), que estaban en la enfermería de Berrio-Otxoa, Bilbao, así como el Hno Pablo García (90)Otxoa, Bilbao, habían sido trasladados al hospital de Santa Marina -a las afueras de Bilbao- con síntomas y pruebas positivas del Covid 19.

El 22 de marzo, el Hno Virgilio Gutiérrez (de 80 años), falleció en la enfermería de Berrio-Otxoa y el 23 de marzo, el Hno Efrén Fernández (de 88 años) en el hospital de Santa Marina.

El Hno Lucas Sáinz falleció el 27 de marzo, el Hno. Dámaso Cereceda, el 28, Hno. Javier García, el 29, y el Hno. Pablo García, el 30 de marzo.

En el oratorio de la comunidad de Nanclares de la Oca. Foto. Hno. Mariano Gutiérrez

“Agradecemos aquí a los Hermanos y al personal sanitario el cariño y la dedicación que prestan en el cuidado y acompañamiento de nuestros Hnos Mayores de la enfermería.

Los Hermanos Lucas, Dámaso y Javi, en la comunidad de la Enfermería, antes de la epidemia. Son nuestros abuelos menesianos, vidas entregadas a niños y jóvenes.»

Más tarde haremos una celebración de funeral por todos ellos. Nos unimos a las familias y a todos los Hermanos y seres queridos en estos momentos de tristeza y desconcierto.

Demos gracias a Dios por sus vidas y pidámosles, ahora que están en las manos del Padre, que velen por todos nosotros.»

Mensaje de los Hermanos de San Borja, Bolivia, sobre la muerte del Hermano Dámaso Cereceda.

Sé mi luz, enciende mi noche,
Sé mi luz, enciende mi noche,
Sé mi luz, enciende mi noche,
mi noche, sé mi luz.

El camino sin ti es tan largo
y tu llanto acoge mi dolor.
Tu Palabra acalla mi miedo
y tu grito se expresa en mi canto

Otro homenaje vídeo, del Hno Mariano Gutiérrez :