La nueva Carta a la Familia Menesiana, dirigida por el Hermano Hervé Zamor, Superior General, está dedicada a cuatro testimonios sobre la llamada a ser Laico o Hermano. Extractos.


Me llamo Guillermo González Escobar y soy chileno. «Buena parte de mi compromiso vocacional proviene del encuentro comunitario en la oración, el trabajo compartido y el acompañamiento entre Hermanos y Laicos en la familia menesiana».

 

Me llamo Stéphane Le Pape, en Indonesia desde hace 21 años. Cuanto más avanzo en la vida más estoy convencido de dos aspectos esenciales: la alegría y sobre todo la bondad. Mi testimonio se nutre esencialmente de mi relación personal con Jesús. »

 

Me llamo Hermano Julius Mandella y soy ugandés. «¡Vivir con los jóvenes es mi pasión! Las relaciones fraternas que me esfuerzo por desarrollar con los jóvenes, los novicios, los hermanos de mi comunidad y los colaboradores laicos me enseñan a caminar con el otro y me educan en la paciencia. Hay más alegría en dar que en recibir. »

 

Me llamo Claire Lehugeur. Soy francesa. «He aprendido a poner en los jóvenes una mirada que eleva y he probado la alegría de estar juntos y el deseo de hacer el mundo más hermoso  mediante la educación. »

Leer aquí : >>>