Hermanos y laicos están reunidos en Luján, provincia de Buenos Aires, Argentina, del 6 al 10 de julio. El objetivo es definir las bases, prioridades y orientaciones de este nuevo distrito.

En marzo, el Hno. Benito Zampedri fue nombrado Visitador del Distrito por un período de tres años.
El Hermano Benito era hasta entonces Provincial de la Provincia de la Inmaculada Concepción: Argentina-Uruguay. El Hno Felix CORADA, ha sido nombrado Visitador adjunto del Distrito de Cono Sur, por un
mandato de 3 años. El Hno. Félix Corada trabaja en el Colegio Luis Espinal de El Alto, Bolivia.

En los últimos años ha habido numerosos encuentros de preparación, entre ellos el de mayo de 2019, del que son estas fotos.

En su carta a la Familia Menesiana del pasado mes de marzo, el Hno. Benito escribe:

«La vida llama a mi puerta,
me está llamando.
La vida empuja mis pasos,
me está empujando.
Me pide más todavía,
me pide amparo,
me pide manos tendidas,
me pide tanto.

Me pide un sueño sincero,
me pide hermanos,
me pide flores naciendo,
me pide lazos.
Me pide punta de lanza,
me pide un canto
que nombre todas las cosas
que quiero tanto.»

CONVICCIÓN, Teresa Parodi

Recurro a la poesía de Teresa Parodi para expresarme. La vida llama a mi puerta, me está llamando. La vida empuja mis pasos, me está empujando. Me pide más todavía. Siento que la vida llama y sigue llamando a mi puerta, que la vida empuja y sigue empujando mis pasos más allá de lo conocido, familiar, cercano, etc. y cuando sentía que ya había mucho, me pide más todavía, me pide tanto.

Siento eso. Siento que la vida, que el Señor a través de mis Hermanos, me empuja a más: me pide amparo, me pide manos tendidas, me pide hermanos y hermanas, me pide lazos nuevos para el nuevo Distrito.

Esto que vivo en carne propia, soy consciente que a todos los que conformamos la Familia Menesiana del Cono Sur nos pasa de una manera u otra, pues la tarea de construcción de la nueva realidad es de todos y cada uno desde su lugar y misión. A todos nos provoca y convoca.

Y el pedido viene a continuación : un sueño sincero, flores que nacen, puntas de lanza y un cántico… ¡Dios Solo en el tiempo, Dios Solo en la eternidad, en cada cosa Dios Solo hoy, Dios Solo, Dios Solo!

Como afirma Stephen Covey, “las cosas ocurren dos veces: primero en la cabeza (se piensan, se sueñan, se programan) y luego en la realidad. Si lo primero no se da, difícilmente ocurrirá lo segundo”. Por eso es necesario soñar.

En el encuentro preparatorio del pasado mes de mayo.

Y sueño con una Familia Menesiana que, desde la educación, alienta y cuida la vida de los más pequeños; que se ocupe del crecimiento de la identidad carismática y no tanto en el número; que contagie a otros de que es una gracia vivir el seguimiento de Jesús al estilo menesiano, ya sea  como Hermano, ya como laico/a y que teja lazos de fraternidad hacia el interior y hacia las fronteras. Y tú, ¿con qué sueñas?

A los 200 años del ‘Tratado de unión’ estamos invitados a ser autores de otro tratado de unión, distinto de aquel, pero que contiene las mismas características y consecuencias: Confianza en la Providencia, renuncia al proyecto propio, hondo sentido de colaboración, al servicio de los más pequeños, para la misión y para dar a conocer y amar a Jesucristo y todo ello “al estilo de la Familia Menesiana”.

Juan María de la Mennais y Gabriel Deshayes dieron origen a la Familia que somos hoy, porque conducidos por el Espíritu, pusieron en común su llamada, proyectos y respuestas. Dos personas muy diferentes, pero unidas totalmente por una misma misión. Hoy, nosotros estamos invitados, cada uno según su camino recorrido, a formar un Distrito, ni mejor ni peor, sencillamente diferente.

Los Hermanos de Argentina, Uruguay, Chile y Bolivia, reunidos el pasado mes de mayo.

La unidad depende de nosotros, sí. Depende de Él, sí. Depende de todos y también de cada uno de nosotros el que seamos capaces de generar, para que sigamos respondiendo con fidelidad y creatividad a la llamada de Dios a vivir como Jesús, nuestro Maestro y Pastor, en medio de los niños y jóvenes, preferentemente de los más pequeños.

En nuestra fragilidad nos sabemos acompañados y apoyados por la Familia Menesiana, que es un signo lleno de esperanza, rica en pluralidad, que nos interpela en su fecundidad, audacia y compromisos.

En resumen, estamos invitados a compartir nuestras búsquedas y nuestras intuiciones, caminos y desafíos durante la celebración de Capítulo Distrital, que será el acta fundacional de nuestra nueva realidad.

Tanto unos como otros nos encomendamos a la oración de toda la Familia.”

Hno Benito

Oración por el “Cono Sur”

Señor Jesús,
Tú que dijiste que todos sean uno,
te damos gracias por llamarnos a la unidad,
por llamarnos a salir de nuestros esquemas y de nuestras seguridades
e invitarnos a construir una provincia menesiana en el “Cono Sur”.

Tú conoces nuestras resistencias e inseguridades,
nuestros sueños y deseos;
no te son desconocidas nuestras limitaciones y pobrezas,
y también con ellas quieres gestar la nueva realidad.

Nos encomendamos a María,
que salió a prisa al encuentro de la vida que grita afuera.
Haz de la familia menesiana un cuerpo para la misión
que cuide y defienda la vida de los más pequeños del “Cono Sur”. Amén.