Los Hermanos Felipe y Fernando pronunciaron sus votos perpetuos ante el Hno. Juan Bautista NDIAYE, a la derecha.

«Mi corazón se regocija, mi alma está de fiesta» Salmo 15,9.

Ei domingo 27 de diciembre, domingo de la Sagrada Familia de Nazaret, el Distrito de San Pablo de África Occidental – Togo, Benín, Costa de Marfil, Senegal – estaba de fiesta. En efecto, dos de sus Hermanos, el Hno Philippe DOUTI -togolés- y el Hno Ferdinand SOGLO -beninés- se han comprometido definitivamente en la Congregación de los Hermanos de la Instrucción Cristiana, en Parakou, Benín, en la parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Banikanni, parroquia de origen del Hermano Ferdinand.

Rodeados de todos los Hermanos FIC de Benín y de algunos venidos de Togo -por las medidas relacionadas con la COVID 19-, de sus familias, religiosos y religiosas, amigos, y  una fervorosa comunidad cristiana, los Hermanos Felipe y Fernando pronunciaron sus votos finales ante el Hno. Juan Bautista NDIAYE, Visitador del Distrito y Delegado del Superior General en estas circunstancias.

La celebración eucarística fue presidida por su Excelencia Monseñor Pascal N’KOUE, Arzobispo de la arquidiócesis de Parakou, Benín.

En su homilía, el arzobispo invitó a toda la asamblea, y especialmente a los dos Hermanos profesos, a una renuncia, un desprendimiento y  un sacrificio total a ejemplo de Abraham, de Leví y de los pescadores de Galilea (Pedro, Santiago, Juan y Andrés) para ser fieles al Señor. Insistió en que si los consagrados no están comprometidos en el despojo y la renuncia a los bienes de este mundo, a los amores difusos, a sus propias comodidades, no sirven a Dios sino a Mammon.

Fue una celebración orante, rica sobre todo en cantos en diferentes idiomas, lo que permitió la participación de todos.

Hno. Philippe, Hno Jean-Baptiste, Hermano Visitador y Hno Ferdinand durante la celebración de los votos perpetuos.

Se podía ver, durante toda la celebración y durante los intercambios fraternos que siguieron la misa, la alegría sobre las caras sobretodo de nuestros dos hermanos Philippe y Ferdinand.

Nuestras oraciones les acompañan y les encomendamos al afecto maternal de la Virgen María, Madre y Patrona de la Congregación.

Hno.Gilbert