El Superior General y su Consejo

Consejo_General1El Superior general y su Consejo residen en Roma, a parte de sus períodos de visita a las Provincias y Viceprovincias de la Congregación.

El Consejo se reúne al completo tres veces al año, en febrero-marzo, en mayo-junio y en septiembre-octubre para los tres encuentros anuales. Los Hermanos «permanentes» les acogen con alegría y les solicitan información sobre las provincias visitadas.


El Secretario General y Procurador ante la Santa Sede

Al Secretario general le corresponde redactar las Actas de las sesiones del Consejo, responder a las diversas solicitudes del Hermano Superior General y de sus Asistentes, resolver las numerosas cuestiones materiales que se refieren a los viajes, visados y, como Procurador, intervenir ante la Santa Sede para los indultos y autorizaciones necesarias o dar los informes requeridos.


El Administrador General.

Su responsabilidad directa es : llevar las cuentas de la Administración general, verificar los resultados financieros de las Provincias y presentarlos al Consejo general, y ayudar eventualmente a los Hermanos Administradores provinciales.


El Archivero General.

Cuida del buen orden y catalogación de los archivos de la Congregación, recibe y clasifica los documentos nuevos, responde a las solicitudes de los investigadores o de cohermanos en busca de diversas informaciones.

Unas obras recientes en los Archivos han hecho posible la acomodación de dos salas climatizadas exclusivas para la conservación de los documentos más frágiles o más confidenciales.

Para un buen archivero, el conocimiento de los dossiers es un trabajo de larga duración que necesita numerosas lecturas de los documentos archivados.

Catalogue General Archives FICP (pdf – 1,11 MB)
– Le contenu de nos Archives (pdf – 38,6 KB)
– Reglement des archives (pdf – 34,2 KB)

Las posibilidades ofrecidas por la informática a los archiveros son estupendas : catalogar los dossiers y cada documento, numerarlos, descifrar los textos manuscritos y entenderlos al hacer el procesamiento de texto, introducir la lista de los Hermanos en la base de datos y asegurar la continua puesta al día, tantas ocupaciones para cohermanos en retiro laboral y sobre todo para un adjunto que está siempre bien dispuesto, debe unir a unas sólidas competencias técnicas, la paciencia legendaria de un benedictino.


El Postulador General ante la Santa Sede

La Causa de Beatificación de Juan María Robert de la Mennais fue introducida en 1897 y la fase activa del proceso se cerró en 1966 con el reconocimiento romano de la Heroicidad de las virtudes. Sólo falta la comprobación oficial de un milagro.

Este trabajo supone la formación de un dossier minucioso cuando llegan casos de curaciones inexplicables atribuidas al Siervo de Dios : ésta es la actual y principal función del Postulador. En el pasado hemos tenido numerosos dossiers abiertos que no han prosperado. Un caso serio muy reciente está siendo estudiado por los médicos y los teólogos.

El medio informativo del Postulador es un boletín mensual destinado a animar la Novena mensual en las comunidades y colegios.


El servicio de traducción

Este servicio es importante en la Casa. Además de la ayuda de Hermanos en la congregación para este servicio, varios Hermanos de la Casa dedican mucho tiempo a la traducción de las publicaciones y otros documentos del Consejo General, así como la revista La Mennais Magazine.


El servicio de acogida

Función necesaria e indispensable y que requiere una buena cultura lingüística, unida a un gran sentido de acogida y de disponibilidad. La Casa Generalicia debe estar abierta a las familias y a los amigos de los Hermanos, y a otros laicos Menesianos.