De izquierda a derecha: los HH. Géniaud LAUTURE, Frantz Caleb MUSEAU, Cardenal LANGLOIS, Michel-Ange DURE, Ony DESRIVIERES y Valmyr-Jacques DABEL

Toda la provincia de San Luis Gonzaga de Haití está de fiesta, «en modo de Familia menesiana», el pasado sábado 24 de octubre, acompañando a los Hermanos Ony DESRIVIERES, Miguel Ángel DURÉ y Frantz Caleb MUSEAU que pronunciaron sus votos perpetuos en la Congregación de los Hermanos de la Instrucción Cristiana. Asistieron más de un centenar de jóvenes, los Hermanos también, por supuesto, y muchos laicos, las familias y otras congregaciones. Presidió la ceremonia el cardenal Chibly LANGLOIS, obispo de los Cayos. El acontecimiento se situó en el marco del Bicentenario de la Congregación, que debía cerrarse en nuestra provincia el mismo 24 de octubre. Fue el Hno. Géniaud LAUTURE, Provincial, quien recibió los votos de los tres Hermanos. Una narración de este evento tan simbólico con múltiples testimonios.

Los tres futuros profesos, en primera fila.

El mensaje de la homilía del cardenal Langlois quiere ser claro y toca todas las franjas que componen la bella asamblea reunida en esta feliz circunstancia.

Hermano Géniaud LAUTURE, Provincial, recibió los votos de los tres Hermanos.

El Cardenal Langlois pronunció unas palabras muy importantes.

Invitó a los profesos a la entrega total de toda su persona a Dios y a la humildad en la comunión fraterna:

“Recibís, pues, esta gracia [de la consagración] para servir a todos, especialmente a los niños y a los jóvenes, en la humildad, la sencillez y el olvido de vosotros mismos. Este compromiso os orienta hacia la misión de la comunidad: se trata de llegar a ser con los miembros de la comunidad y en la comunidad servidores de los niños y de los jóvenes, teniendo un corazón compasivo por los sufrimientos humanos …

Tal misión requiere un estilo de vida, en el sentido de que vuestra vida ya no os pertenece. En otras palabras, no podéis ni debéis vivir solos, estáis con Cristo y estáis con los hermanos.»

Dio gracias a los padres por haber aceptado donar uno de sus hijos a Dios al servicio de la Iglesia:
“Queridos padres de los Profesos, junto con los Hermanos FIC, os agradezco este don hecho a la Iglesia. El compromiso definitivo de vuestros hijos es para vosotros fuente de bendiciones. Lejos de consideraros perdedores, consideraos como grandes beneficiarios… Todo don hecho al Señor en la confianza se convierte en un tesoro inagotable que devuelve en gracia a aquel o aquella que lo ha hecho… »

Exhorta al centenar de jóvenes presentes en la ceremonia a abrir su corazón para acoger la llamada de Dios en su vida y responder generosamente a ella:

“Es hermoso cuando alguien puede confiar en Dios y en su Iglesia hasta entregarse totalmente al servicio de Dios, al servicio de sus hermanos y hermanas, para la gloria de Dios y la salvación del mundo… Vosotros, queridos jóvenes, que asistís a esta celebración, si escucháis la voz del Señor, no cerréis el corazón, responded generosamente a su llamada… »

La alegría se lee en el rostro de cada uno de los profesos durante la ceremonia y durante la cena festiva que reúne a la Familia menesiana de Haití y a las familias de los profesos.

Abrazo fraterno con cada uno de los Hermanos y con las familias, después de los votos.

Ellos nos dan sus impresiones:

Este 24 de octubre me comprometo definitivamente con la Congregación de los Hermanos de la Instrucción Cristiana. Es para mí un día de alegría y de fiesta. Este importante acontecimiento se debe sobre todo a su amplitud por la calidad de la celebración eucarística, en la que todo ha sido meticulosamente preparado. El momento de convivencia que al final reunió en torno a una misma mesa a Familias, amigos y a todos los Hermanos presentes de la provincia me deja recuerdos indelebles. El Señor ha hecho maravillas por mí, ¡santo es su nombre! » Hno Ony DESRIVIERES

“El 24 de octubre de 2020 ha sido para mí una fecha inolvidable, porque ha sido el día en que me comprometí totalmente con la congregación de los Hermanos de la Instrucción Cristiana al servicio de Aquel que me llamó. ¡Este día tan esperado finalmente ha llegado! ¡Qué alegría inmensa para mí, para mi familia, para mis hermanos, mis amigos y para todos los que me han apoyado y me han acompañado! «”Todo es gracia»”, nos dice san Pablo.

Admiro con orgullo los preparativos que se han hecho para que este día sea excepcional. Obviamente no es el final del túnel, el trabajo continúa. Por eso cuento siempre con las oraciones de cada uno para que esté siempre animado por la misma alegría de instruir, educar y evangelizar a los niños y a los jóvenes, siguiendo a nuestros fundadores Juan María de la MENNAIS y Gabriel DESHAYES. » Hno Miguel Ángel DURÉ

“Estoy verdaderamente alegre, con la alegría de ofrecer totalmente mi vida al Señor y , en cambio, me siento acogido por él. A lo largo de la celebración, estaba realmente ardiendo en mi corazón. Esta sensación de haber tomado la decisión correcta me sigue impregnando. Me alegra ver cómo mis hermanos me manifiestan su caridad fraterna a diario y muy especialmente por su modo de acompañarme durante la ceremonia de mi profesión perpetua: me sentí impulsado en mi elección por toda la comunidad, los familiares y amigos. Ahora sólo puedo gritar alto y fuerte: Quiero cantarte toda mi vida. Dios mío, te alabaré con mis cantos mientras viva» (Sal 104). «Proclamaré tus grandes maravillas, por Ti me regocijaré y bailaré de alegría» (Sal 9). ¡Amén! ¡Oh!» Hno Frantz Caleb MUSEAU

Hermano Jean-Pierre LE REST, nuevo misionero que acaba de llegar a la provincia, hace un mes, está también muy impresionado por el dinamismo de la provincia y toda la esperanza que encarnan una ceremonia como la del 24 de octubre o también el campamento vocacional que acaba de reunir a una quincena de jóvenes en el Juniorado. Dejémosle la palabra a él:

“Subrayo dos acontecimientos que me han conmovido. El primero es la celebración del compromiso definitivo en la Congregación de los Hermanos Caleb, Miguel Ángel y Ony, el 24 de octubre. La ceremonia había sido preparada hasta el más mínimo detalle y se desarrolló de manera suntuosa. Varios coros y una bella orquesta se habían unido, por iniciativa del Hermano Milo, para sostener admirablemente el canto de la asamblea. Personalmente, he sido captado por las voces de dos cantantes que, como saben, por la belleza y la profundidad de su interpretación conducen el alma a Dios.

¿Cómo olvidar, finalmente, la danza interpretada por las postulantes de las Hermanas de Caridad de San Luis en el Magnificat? ¡Tónica y alegre, como debía ser la de María! En cuanto al mensaje transmitido por el cardenal Chibly LANGLOIS, Obispo de los Cayos, se dirigía, ciertamente, a los profesos, pero también a todos nosotros. En esencia, nos dijo: «No somos dueños de nuestra misión; no seremos signos en este mundo sino en la medida en que haya coherencia entre nuestros actos y nuestras palabras; nunca perderemos nada confiando en Dios. »

El segundo acontecimiento que quiero relatar es el campamento vocacional que acaba de concluir en el Juniorado de Pétionville y que reunió a 15 jóvenes de Puerto Príncipe, Ciudad del Cabo, Cayos y La Vallée. No es indiferente que los jóvenes, que en su mayoría acaban de terminar el bachillerato, acepten dedicar prácticamente una semana a discernir lo que Dios espera de ellos, durante días bien llenos de tiempo de oración y de enseñanzas. Tuve la suerte de poder intervenir ante ellos dos veces. Lo que han aprendido de lo que he podido decirles: «Todo lo que no se da se pierde». ¡Que siempre elijan y vivan animados por tal convicción! Subrayemos también que si estos jóvenes estaban allí, es porque habían estado en contacto con Hermanos que llevan de modo privilegiado la preocupación por las vocaciones! «

Tal acontecimiento no puede dejar indiferentes a los jóvenes que han participado en él. Un alumno de último año de la Institución San Luis de Gonzaga y un joven músico que acompañaba al coro, nos entregan también sus impresiones después de haber vivido esta ceremonia de profesión perpetua:

Este sábado 24 de octubre, a partir de las 9 menos cuarto, se celebra la ceremonia de profesión perpetua de 3 Hermanos de la Instrucción Cristiana. Tengo la suerte de ser parte de esto. Observo un inicio de misa totalmente ordinario, hasta la entrada en procesión de los tres profesos, de algunos de sus hermanos, de los acólitos y del Cardenal LANGLOIS, que da a esta ceremonia un aspecto muy especial.

Ante sus padres, amigos y toda una asamblea compuesta en su mayoría por jóvenes, se asiste a esta magnífica liturgia en la que tres Hermanos ofrecen para siempre a Dios su vida para la educación de los jóvenes. Se siente la excitación oculta tras la sonrisa luminosa de estos Hermanos.

Lo que más me impresiona es el hecho de que sus padres suban al altar con ellos para firmar su compromiso. Esto demuestra que estos jóvenes adultos son llevados como el niño Jesús, a un Dios misericordioso que les concede su benevolencia y su bendición para emprender una misión de lo más indispensable.

Que se hayan postrado ante nuestro Padre durante el canto de la letanía de los santos es también para mí un gesto fuerte y conmovedor : La consagración de estos Hermanos es todo lo que un joven como yo necesita en nuestros días para encontrarse aún con modelos impresionantes. » Fabien AUBOURG

“Soy Daniel RICHARD, flautista y Clarinetista. Conocí al Hno. Milo un domingo en la capilla de la Institución San Luis Gonzaga, después de haber acompañado al coro Effata, que en general anima la misa del cuarto domingo del mes. Aquel día, después de la celebración, el Hno. Milo vino a felicitarnos y aprovechó para decirme que también él tocaba la flauta travesera. Después de esto, hemos intercambiado nuestros datos… Algunos días más tarde, el Hno. Milo me habló de la celebración de los votos perpetuos prevista para el 24 de octubre, en la que fueron invitados algunos miembros de los diferentes coros, así como músicos que frecuentan la capilla. Por eso me hicieron la invitación y gustosamente la acepté.

Puedo decir que ha sido una gran experiencia para mí y una hermosa celebración. Tuve la oportunidad de relacionarme y tocar con otros flautistas como Frandy y otros músicos, los Hermanos entre otros. He podido constatar que la formación musical parece formar parte de la vida religiosa en los FIC…  Daniel RICHARD, joven músico.

¡Todo es gracia! Sigamos acompañando a nuestros tres Hermanos con nuestra oración y nuestro apoyo fraterno.

¡Que los jóvenes que pronto se unirán al postulantado sigan su estela y su ejemplo de entrega total de toda su persona al Señor! ¡Magnificat!

Hno. Valmyr-Jacques DABEL