¡Qué alegría! La apertura oficial del año del Bicentenario de la Congregación de los Hermanos se ha vivido bajo el signo de la alegría. Celebrada con niños, laicos, familias y Hermanos de numerosos países: España, Inglaterra, Italia, Polinesia, países de África del oeste, la parroquia de Ploërmel, familias de los Hermanos, los representantes de muchas otras congregaciones bretonas  como las Hijas de la Providencia de Saint-Brieuc y autoridades de la ciudad… Esta jornada marca el punto de partida. Es la ocasión, como comentó Mons. Fruchaud, antiguo obispo de St-Brieuc y Tréguier, de mirar al pasado, de celebrar el presente y de acoger el futuro. Simbólico: Un cedro azul ha sido plantado en el centro de la Casa Madre por unos niños y los Hermanos del Consejo General mientras el campanario se revestía de los colores del Bicentenario.

+ Una procesión simbólica hacia el campanario y la capilla. 5 grupos, 5 continentes, 5 símbolos. Los participantes fueron recibidos en el parque de la Casa Madre y se juntaron en  grupos, cada uno representando a los Hermanos y la Familia Menesiana de cada continente. ¿ Símbolos? La espiga, el ancla, la divisa, la estrella y el armiño, que constituyen el escudo de armas de la Congregación.

En el pasillo de los jardines, frente al campanario, la lectura del texto de evangelio » Dejad que los niños vengan a mí » – Marc 10, 13-16-marcó la tónica de la jornada. » Algunos comenzaron a llevarle niños a Jesús para que los tocara, pero los discípulos reprendían a quienes los llevaban.  Cuando Jesús se dio cuenta, se indignó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque el reino de Dios es para quienes son como ellos. Os aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él».  Y después de abrazarlos, los bendecía poniendo las manos sobre ellos. »

Al terminar la lectura, se desplegaron sobre la fachada del campanario el logotipo y el cartel del Bicentenario, como signo del cielo de Ploërmel  hacia los 5 continentes. Y las banderas de los 26 países donde está presente la Familia Menesiana son desplegadas a lo largo de la procesión hacia la capilla.

+ » Hermanos, el mundo y la Iglesia os deben mucho». Acompañado por muchos sacerdotes, entre ellos el Padre Paul Dossous, Superior general de los  sacerdotes de Saint-Jacques, el Padre Benoît Briand, abad del monasterio de Landévennec, el Padre Christophe Guégan, cura de Ploërmel y el Padre Jean Blaise Mwanda, Consejero general de la Congregación de los Corazones Sagrados de Jesús y María -Picpus-, Mons. Lucien Fruchaud presidió la celebración eucarística con asistencia de una multitud de personas que llenaron la capilla de la Casa Madre.

Mons. Fruchaud: » Este Bicentenario nos convoca «

» Dios nos quiere y sólo su amor es capaz de colmar nuestras vidas » comentó Mons. Fruchaud. » Este mensaje está en el centro del 6 de junio de 1819, en el momento del Tratado de unión entre Gabriel  Deshayes y Juan María de la Mennais para dar a conocer este amor de Dios a cada uno. (…)La obra no puede realizarse sin la fuerza del Espíritu Santo. Recibiréis la fuerza y seréis mis testigos hasta los extremos de la tierra. Es el Espíritu Santo quien animó a los Fundadores.

El Consejo General de la Congregación de los Hermanos, de derecha a izquierda: HH Hervé ZAMOR, Jean-Paul PEUZE, Miguel ARISTONDO y Vincent SSEKATE. En 1er plano: Sor Huguette PROVOST, Superiora general de las Hijas de la Providencia.

Autoridades y representantes de otras congregaciones.

Delegaciones de los países: España, Inglaterra, Italia, Argentina …

«El mundo y la Iglesia os deben mucho, se beneficiaron y se benefician hoy del aporte de vuestra congregación. Hoy día, invitad a otros para que se junten con vosotros: ¡Dios hace maravillas!  Vuestra misión es hacer que vivan en Cristo, estar unidos a Cristo mismo. Los tiempos nos obligan a echar una mirada renovada a todos los niveles – pedagogía, relaciones, etc – con el fin de continuar el camino con pasión. Este año jubilar se abre al futuro. Se trata sobre todo de llevar a la práctica y cumplir la misión recibida y responder a las llamadas, por Dios solo.

+ Hno. Hervé ZAMOR, Superior General. » Un año Jubilar: nuevo Pentecostés «

Hermano Hervé Zamor. «¡Levantémonos! ¡No tengamos miedo! »

«Demos gracias por nuestra historia y estos 200 años.

Qué este año jubilar sea un nuevo Pentecostés para toda la Congregación

Que se abran nuevas páginas por los laicos y los Hermanos,

Que permitan nuevas fecundidades y un nuevo impulso misionero.

¡ Levantémonos ! ¡ Salgamos a la misión !

¡ No tengamos miedo !

Cristo nos convoca. »

Podemos ver también en la página Web, el mensaje en VÍDEO del Hermano Superior General con ocasión de la apertura de este año del Bicentenario.

+ Teatro, contactos internacionales, un Álbum y un árbol.

Brindis de amistad en el patio del reloj de la Casa Madre.

Después de la comida, por la tarde, se reunieron cerca de 300 personas en el anfiteatro. La obra de teatro titulada » Juan María, el obstinado Bretón « que puso en escena a Juan María de la Mennais, a Féli y a Gabriel Deshayes fue interpretada de nuevo por Pierre Grandry, Philippe Cherdrel, acompañados por Angel Villart.

¿Cuáles son las nuevas páginas que se abren hoy en la Familia Menesiana? A continuación se presentaron conexiones de Internet de las comunidades de Haití, Argentina, Estados Unidos, Uganda y Senegal. Algunas describieron nuevas iniciativas ya iniciadas o que están en proyecto. Cantos compuestos para la ocasión también acompañaron los intercambios.

Se presentó también el Álbum del Bicentenario realizado en el marco de un Nº especial  de La Mennais Magazine, que reagrupa en 148 páginas y 400 fotos los 200 años de la Congregación.

Finalmente, unos niños acompañados por los miembros del Consejo General plantaron el árbol del Bicentenario. Un cedro azul, situado a la entrada de la propiedad, mostrando su belleza, paciente, acogedor, listo para crecer y durar … como tantos signos.