15 de noviembre de 1819: llegada de Mgr. de la Romagère como obispo de St-Brieuc.

Desde la toma de posesión de su sede, el nuevo obispo nombra a Juan Mª de la Mennais primer Vicario General y al párroco de Nantois como Vicario segundo para remplazar al Sr. Manoir, fallecido en abril.

Juan Mª vio la llegada del nuevo obispo con gran inquietud. El 15 de septiembre, en el anuncio oficial de su nombramiento, escribió a Mgr de Quélen: “La suerte de la diócesis de St-Brieuc está echada, ¡tendremos a Mgr. de la Romagère como obispo! Tenemos que resignarnos y tratar de sacar bien del mal”. (L 908) Y algo más tarde, el 3 de octubre: “Como no sé dónde “pillar” a Mgr. de la Romagère que me escribe siempre desde un sitio donde ya no estará mañana, te mando un paquete sin dirección para él, – por favor – ponla tú antes de dársele”. (L 918).

Muy pronto, el Vicario General ve que su situación es insostenible y presenta su dimisión “por motivos graves y dolorosos”, … será rechazada. (L 926). La tercera renuncia será la buena. La presentó el 31 de enero de 1821.

Sin duda es en esta fecha en la que tenemos que situar el episodio de la re-adquisición del antiguo gran Seminario de Tréguier por el P. de la Mennais (Para más detalles históricos, véase el artículo del H. Évergilde-Marie Quéau en el número 241 de “La Chronique” / febrero-marzo de 1965, p.55)


Octubre 1819 : Segunda “Misión” en St-Brieuc.

            Antes de la llegada de Mgr. de la Romagère, oficialmente nombrado obispo de St-Brieuc a primeros de septiembre, Juan Mª aprovecha el paso de los Jesuitas de Tours, de camino hacia Brest, para organizar una segunda “Misión” en St-Brieuc. Pero se reserva para sí, el sermón de apertura.

Echamos mano del P. Laveille (tomo I, p.259) para los enjundiosos detalles siguientes: “Ya se han anunciado los Ejercicios y sube al púlpito para el sermón de apertura. Paseando su mirada por el auditorio se da cuenta de que la catedral está a rebosar y que fuera, delante de la puerta – que seguía abierta – centenares de personas quieren vanamente entrar. Entonces, con toda sencillez, dirigiéndose a esa enorme turba dice: “Me voy a bajar, no puedo predicar desde aquí. Venid conmigo, vamos a subir a la “calle de la Vicaría” y voy a predicaros el sermón en la “plaza de S. Pedro”. Atraviesa las filas de los presentes y camina, a pleno sol, arrastrando con él a todo el pueblo. Una vez llegado a la “plaza de S. Pedro” se sube a un sitio un poco elevado: – una simple silla le vale – y desde esa humilde cátedra, arenga a esa multitud apasionada y ansiosa que se conmueve y de la que arranca lágrimas.”

Después de semejante “entrada en faena” les resulta fácil a los jesuitas organizar el resto. En Brest,  las cosas transcurrieron de otro modo, ya que consta que se produjeron algunos disturbios graves. (Cf. L 920).


Septiembre 1819 : dos Retiros separados, St-Brieuc y Auray.

      En 1819, los Fundadores no consideran oportuno reunir a sus sujetos para un Retiro juntos. Los dos Retiros tendrán lugar en septiembre. El de Auray, deja Manéguen: lugar de los anteriores Ejercicios, para ocupar un local del colegio M. Humphry. El P. Deshayes se encarga de las conferencias de una veintena de Novicios y Hermanos presentes, secundado por el P. François, jesuita, profesor del “Seminario menor” de Santa Ana de Auray. En sus recuerdos, los Hermanos Hippolyte Morin, Julien Kerdavid y Augustin se hacen eco de este acontecimiento.

En St-Brieuc los Ejercicios reúnen a una decena de participantes: los HH. Paul, Charles, Gabriel, André, que trabaja en Pordic o Dinan, Bonaventure, quizá, todos venidos de Auray, los 3 reclutados por el párroco Tresvaux y algunos aspirantes que se han agregado durante el verano: casi seguro, el H. Paulin y es arriesgado asegurar la presencia de los HH. Adrien, Michel, Simon, … de los que desconocemos la fecha exacta de entrada al Noviciado.

El H. André Labousse nos ha dejado sus impresiones del Retiro. Traducen bien el fervor y la emoción que les caracteriza: “Fue él mismo (Juan Mª) el que nos predicó en una de sus salas. (Él) nos habló con tal alma y unción que todos nos sentimos penetrados y convencidos de las verdades que nos exponía. Desde entonces, yo me he sentido atraído hacia él con un impulso irresistible y ya siempre he sentido por él una veneración profunda.” (EM 5, pp.63-64).


Agosto 1819 : las señoritas Conan, Cartel y Chapelain pronuncian sus Primeros Votos.

  La carta 903 del 9 de septiembre a la señorita Saisseval, superiora general de la Hijas de María, nos dice que las tres señoritas Conan, Cartel y Chapelain pronunciaron sus Primeros Votos de pertenencia a su Sociedad, ante el P. de la Mennais, el 15 de agosto. Su tiempo de Noviciado lo habían reducido un poco, ya que su primera consagración ya consta el 8 de septiembre de 1818, pero “su probada virtud y su gran mérito” justifican ampliamente esta anticipación.

“Su obra está en pleno desarrollo: la escuela cuenta con siete clases: 3 de lectura, 2 de escritura, 1 de costura y 1 de bordado. A la casa que han alquilado la he llamado “La Providencia”. Un excelente seglar ha puesto a mi disposición fondos suficientes para que las cosas puedan salir adelante tan bien. Siete chicas están dispuestas a entrar próximamente en esta Sociedad.”

En consecuencia, el P. de la Mennais pide a la Sra. de Saisseval 12 ejemplares de la Regla de la Sociedad, para que se los dé a su hermana Marie (Sra. Blaise de Maisonneuve), de viaje en París y que pasará por St-Brieuc a la vuelta. Sabemos que parece que ante ciertas pretensiones de Mgr.de la Romagère, el P. de la Mennais juzgará necesario conservar la total dirección de esta naciente obra y creará una Institución completamente nueva bajo en nombre de “Congregación de Hijas de la Providencia”.

Después de esta celebración, el sacerdote Juan Mª se tomará una semana de reposo en La Chesnaie con Féli, visitará en su compañía el “Mont Saint-Michel” y pasará 3 o 4 días en Saint-Malo.


Julio 1919 : apertura del Noviciado de St-Brieuc y “una larga visita” por toda la diócesis.

    Según las investigaciones del H. Célestin-Paul Cueff, apoyado en los trabajos de investigación del H. Henri Rulon, la llegada de los reclutados de La Roche-Derrien tuvo que ser entre el 12 de junio y el 4 de julio. El 6 de junio, antes de partir para Dinan, el P. de la Mennais escribía al sacerdote Élies, párroco de Lannion: “ … volveré el sábado (12 de junio), quisiera pasar a verte a primeros de julio, …” Y el 4 de julio, desde La Chesnaie, Féli le escribe a la señorita de Lucinière: “ … saldremos para Paris a finales de agosto. Por desgracia, mi hermano no viajará con nosotros: el Noviciado de los “Pequeños Hermanos” que ha abierto en St-Brieuc – en su propia casa – no le permitirá ausentarse, …” El H. Célestin-Paul, deduce que los primeros Postulantes: Yves Le Fichant (18 años) Allain Coursin (20 años) y Jean-François Mindu (16 años) tuvieron que llegar a St-Brieuc durante esta segunda quincena de junio (cf. EM5, p. 56).

Sigue habiendo puntos obscuros: los tres Postulantes ¿se presentaron en St-Brieuc solos? ¿Les llevó el párroco Sr. Tresvaux o el P. de la Mennais aprovechó su visita a Lannion para pasar por La Roche-Derrien  para hacerse cargo de ellos? Además, ¿a quién se les confió en esta fecha? porque una carta del 2 de agosto nos informa de que acaba de terminar “una larga visita” por toda la diócesis (L 895). ¿Había conseguido ya la ayuda de un Hermano de la Salle? o ¿el H. Bonaventure Le Dain (28 años) – de Auray – había acompañado a sus tres Co-hermanos de Dinan y se había quedado en St-Brieuc como cocinero y el Padre le había hecho responsable del grupo de estudiantes jóvenes?


Junio 1819 : el “Tratado de Unión” del 6 de junio de 1819.

      Sin duda alguna, el hecho más importante del año 1819 para la Congregación de los Hermanos Menesianos fue, el “Tratado de Unión” firmado el domingo 6 de junio entre el P. de la Mennais y el P. Gabriel Deshayes. A este tratado se le considera – a justo título – como el nacimiento de la Congregación, incluso teniendo en cuenta que el Retiro de septiembre de 1820 sella de manera más elocuente los primeros pasos de la nueva Sociedad.

“Animados del deseo de proporcionar a los niños humildes, en especial a los de los pueblos pequeños de Bretaña, “Maestros sólidamente piadosos”, hemos decidido abrir  provisionalmente en St-Brieuc y Auray dos Noviciados para jóvenes que seguirán – lo mejor que puedan – la Regla de los HH. de las Escuelas Cristianas y se servirán de sus métodos de enseñanza, …” (Doc 186).

Estos “acuerdos” se explican – de alguna manera – por la ruda batalla del P. de la Mennais contra la implantación de las “escuelas mutuas” en la Diócesis de St-Brieuc. Vencido en Lamballe, Guingamp, Châtelaudren, Paimpol y Pontrieux, quiere – a toda costa – ganar en Dinan. Se pone en contacto con el sacerdote Bertier, el párroco, para convencerle de que secunde su proyecto y que se desplace a Auray para solicitar el apoyo del P. Deshayes. A primeros de junio, llegó éste a St-Brieuc con los 3 jóvenes instructores prometidos, los Hermanos: Charles Brottier, René Verdon y André Labousse. Después de una semana de reflexión juntos, firman el texto del “Tratado de Unión”. Acompañados de los dos Fundadores, llegan a Dinan  los dos jóvenes maestros, donde no se presenta nadie para recibirlos. Se centran en lo esencial. El P. Deshayes deja Dinan el 10 de junio y comparte su alegría y su confianza con el H. Jean Mouroux que le acompaña. El P. de la Mennais se queda en Dinan hasta el sábado para rematar las últimas formalidades. La instalación definitiva tendrá lugar en septiembre. (EM 5, p. 60-63).


Mayo 1819 : la preocupación por “todos los asuntos eclesiásticos”

            “Los asuntos eclesiásticos” son “minucias” como escribiría en otra circunstancia el propio P. de la Mennais. ¿De qué se trata exactamente? De regular ante el Prefecto y ante el Ministerio de Interior, “los asuntos eclesiásticos”, las diferentes cuestiones relativas a los salarios de los Vicarios, a las ayudas a los sacerdotes de edad, a las bolsas de estudios de los seminaristas, a la recuperación de las capillas y de las iglesias espoliadas durante la revolución, al reconocimiento legal de las comunidades religiosas que se van reconstituyendo y que intentan recuperar sus antiguas casas. (L886), etc.

Así que hay que redactar regularmente las listas nominales de las personas (L859: el ministro de Interior ha aceptado a 213 Vicarios diocesanos), hacer gestiones en los pueblos para conseguir una decisión positiva de los consejos parroquiales para demostrar la necesidad – para la parroquia – de tener un vicario (Doc 184, Doc 187, Doc 188 L863), hacer reclamaciones cuando las cantidades asignadas no se pagan a tiempo (ex. L912) o responder al ministro que solicita informes sobre la situación del Gran Seminario (L 881). Hay constancia – sobre estos apartados – sólo referentes al mes de mayo y principios de junio, de una decena de cartas dirigidas al Prefecto, al Gran Capellán o al ministro de Interior. (L 874 a 883).


Abril 1819 : Fallecimiento del sacerdote Manoir, primer Vicario Capitular.

            Sabemos que en enero de 1815 el Capítulo Diocesano de Saint-Brieuc había nombrado a 3 Vicarios Capitulares: los sacerdotes Manoir, Boulard y Floyd, a los que – por razones de edad de los dos últimos – había añadido el secretario del Obispo, el sacerdote de la Mennais. De hecho, sólo el sacerdote Manoir podía ser de alguna ayuda. Y el 20 de abril, después de 6 días de enfermedad, fallece el P. Manoir. El P. de la Mennais se entera estando en Loudéac donde acompaña al obispo de Vannes, que estaba comenzando una gira de confirmaciones prevista tiempo atrás. Vuelve precipitadamente a St-Brieuc para presidir los funerales del difunto. En adelante se verá solo para llevar el peso de la Diócesis a la espera del nuevo obispo, que oficialmente aún no ha sido nombrado.

Como en el pasado, el Vicario Capitular deberá enfrentarse solo a todos los asuntos eclesiásticos. Por de pronto en adelante se verá beneficiado con una suma de 2.000 francos correspondientes al cargo que ostenta, no a título personal: “no necesito esa cantidad” pero “no me vendrá mal para nuestros establecimientos”. Escribe en este sentido a Mgr. Quélen, vicario General de la Gran Capellanía (L 873).


Marzo 1819 : La preocupación – siempre presente – por la educación de los jóvenes. Llamamiento al sacerdote Tresvaux.

A principios de 1819, el P. de la Mennais estaba especialmente interesado en la escuela de los HH. de la Salle, abierta el 29 de noviembre del año anterior y en su crudo enfrentamiento con la ‘Escuela Mutua’: “Nuestra lancasteriana anda metiendo mucho ruido” escribe el 4 de febrero al Sr. Querret (L852). Efectivamente, apoyada por el Prefecto, Sr. de Saint-Aignan, el director lancasteriano abrió una Escuela Normal para la formación de maestros de este método. En seguida 5 pueblos: Chatelaudren, Paimpol, Lamballe, Pontrieux, Guingamp consiguen una ‘Escuela Mutua’. Una circular del Prefecto datada el 20 de marzo de 1819 hace una llamada a otras comunas para adoptar el método que él considera superior a todos los demás. (Ver también la carta 880, referente al Sr. Rémond)

Consciente del peligro, ése mismo día: 20 de marzo de 1819, el P. de la Mennais escribe a su amigo el sacerdote Tresvaux, párroco de La Roche-Derrien y le pide que encuentre sujetos para la Sociedad de Instructores que se propone formar lo antes posible. No se conserva la carta del Padre, pero la respuesta del Sr. Tresvaux, del 22 de marzo se encontró en 1944 y confirma esta petición. Los 3 jóvenes no llegarán a St-Brieuc hasta mediados de junio. (EM5, p. 52-55)

El Vicario Capitular no olvida tampoco a las chicas. A Angel Blaize, le confía el 11 de marzo: “Acabo de cerrar un asunto al que siempre he dado mucha importancia: se trata de una escuela de niñas del tipo de las escuelas de los Hermanos. Lo he cerrado esta misma mañana. En Pascua tendremos una escuela de 200 o 300 chicas.” Se refería a la Casa de la Providencia de St-Brieuc.


Febrero 1819 : El Vicario Capitular vela por la buena administración de su Diócesis y defiende a sus sacerdotes.

En Merléac, parroquia rural muy grande, subsiste una antigua costumbre contraria a la Reglamentación de la Diócesis que el Vicario Capitular desea abolir: los sacerdotes tienen la costumbre de ir a buscar los cuerpos de los difuntos a los lugares donde han fallecido, a veces deben salir de víspera.  Para los eclesiásticos, esta costumbre resulta ser muy fatigoso. El Vicario Capitular exige el respeto a la Reglamentación de Mgr. de Caffarelli que había derogado esta costumbre. (L855)

En Quillio, frente a la reincidencia en un comportamiento escandaloso de un párroco, el P. de la Mennais le prohíbe que lleve a cabo cualquier tipo de función eclesiástica dentro de la Diócesis y nombre de inmediato, un sustituto. (L857)

En Pordic y en Jugon, los sacerdotes se niegan a dar sepultura religiosa a dos personas que se han suicidado y que hasta sus últimos momentos, han manifestado públicamete su oposición a la religión católica. Sus parientes y amigos vociferan contra “este escándalo” y acuden a las Autoridades Civiles. El P. de la Mennais tiene que escribir, por dos veces, al Ministro de Interior para justificar la conducta de sus pastores. (L871).


Enero 1819 : Preocupaciones diarias del Vicario Capitular. Del coronel al prefecto y hasta al ministro de Interior: querella por una misa militar.

          Las situaciones embarazosas del Vicario Capitular son de todo tipo y necesita intervenir varias veces para dar satisfacción al Coronel de la Legión que quiere conseguir una Misa para las tropas un domingo, al mediodía, en la catedral. “Por razones de Orden Público”, la Misa del mediodía del domingo había sido suprimida hacía diez meses antes de la llegada del nuevo Coronel. Dos primeras misivas del 16 de enero (una por la mañana y otra por la tarde) informaban al Coronel que estaban dispuestos a dar cumplimiento a su petición y que en ausencia del Capellán militar titular, el Vicario Capitular le había encontrado un sacerdote que estaba dispuesto a celebrar la Misa al mediodía en la capilla del Colegio. El Coronel rechazó este ofrecimiento. En la mañana del domingo 17 de enero, Juan Mª toma de nuevo la pluma para recordar al Coronel que “ninguna ley ni ninguna ordenanza les obligaba a los sacerdotes a celebrar una Misa especial para las tropas y tampoco otorgaba a los Jefes Militares el derecho de fijar ni la hora, ni el lugar donde debería ser celebrada.” y que lamentaba la decisión que el Coronel había tomado.

Las diferencias llegan hasta el Prefecto, porque el 19 de enero, el Vicario Capitular toma la pluma una vez más para justificar la decisión que era competencia suya. El 17 de marzo, volviendo al mismo asunto,  que había llegado hasta París, el P. de la Mennais hace saber al Ministro de Interior que en esta circunstancia no ha habido ningún otro interés que el de hacer respetar el Derecho y las Leyes de la Iglesia y que la intervención del Prefecto había sido provechosa. Unas palabras dirigidas al Coronel el 29 de septiembre muestran que – para ese momento – ya se habían calmado las cosas.

(Cf CGII, L846, 847, 848, L852, L864, L915). Ver también la carta del 2 de febrero al Sr. Querret en la que el Padre alude, – no sin ironía – a la «querella roja» que ha tenido con los militares.


DICIEMBRE 1818 : El 25 de diciembre de 1818, ‘Acto de Entrega’ de sí mismas de las señoritas: Cartel, Connan y Chaplain.

En los Anales de las Hijas de la Providencia encontramos la mención de este ‘Acto de Entrega’, preludio de su Consagración Religiosa: “La noche de Navidad de 1818, las señoritas Cartel, Connan y Chaplain se juntaron secretamente en la ‘capilla de Notre Dame de Refuge’ y recitaron juntas un ‘Acto de Entrega’ de sí mismas como adelanto de su Consagración Religiosa.”

Ocho días más tarde, la señorita Esther Beauchemin se les unió pronunciando el mismo acto de donación de sí misma. Es de observar que falta la señorita Bagot, – la cuarta asociada desde los comienzos – que se separó de sus 3 compañeras para continuar su apostolado con los huérfanos y fundar la Congregación de la Sagrada Familia.

Las cuatro nuevas Asociadas comenzaron así su Noviciado con la intención de unirse a la Sociedad de Hijas de María, de las que era Superiora la señorita Saisseval. Su maestra de Novicias fue la Superiora del Hospicio, una hermana de Santo Tomás de Villeneuve, (EM, pp 7 y 8)

  1. El P. Gabriel Deshayes abrió las escuelas de Thénezay (Deux-Sèvres) y de Baud en 1817 y Pordic, Limerzel, Malestroit y Ploërmel en 1818.

NOVIEMBRE 1818 :Llegada de los Hermanos de las Escuelas Cristianas a Saint-Brieuc. Batalla con la “escuela mutua”.

   Entre las primeras gestiones de Juan Mª, el 19 de mayo de 1817, en la carta redactada por el P. Deshayes – que escribía al Superior General de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, y la llegada de los tan esperados3 primeros Hermanos, transcurrió un año y medio.

Era el momento. Los partidarios de la “escuela mutua” ya había logrado matricular a 175 chicos, antes que, – 3 días más tarde – los Hermanos comenzasen a recibir las primeras inscripciones. “El ‘humilde catálogo de ignorantes’ se ha llenado rápidamente, tanto que en este momento lo componen más de 300 nombres […] De los 175 alumnos inscritos en la “escuela mutua”, no se han presentado más que 50; los demás o han ido a la escuela de los Hermanos o se incorporarán más adelante …; los pobres “Lancasterianos” y sus amigos se comen de rabia, se dice por el pueblo. La gente lo celebra y yo tampoco me he echado a llorar.” escribe el P. de la Mennais a su amigo Querret.

En una carta al Ministro de Interior, el P. de la Mennais le explica las dos razones profundas de su oposición a la “escuela mutua”: 1º. Porque considero este método peligroso, 2º. Porque en este país, sus partidarios son sólo los enemigos de Dios y del Rey. (Carta 817.)

La “batalla” emprendida por Juan Mª, comenzó con buenos augurios, este 29 de noviembre de 1818, pero no había hecho más que empezar, …

               CGIL: Lettres 804, 817, 835, 852 y EM 5, pp. 52-54 y EM 43 p 73.


OCTUBRE 1818: Juan Mª se instala en la calle “Notre Dame”, futuro emplazamiento del Noviciado de Saint-Brieuc.

Juan Mª deja la casa de la calle “Saint Gilles”, donde vivió desde 1814, para instalarse en la “calle Notre Dame”, en el convento de Monbareil. Tuvo que adelantar 12.000 francos a las Hermanas de la Caridad del refugio para ayudar a la compra del convento, a cambio del alquiler de una zona de la casa para su uso personal. Se hace cargo de la educación de su sobrino, “el Angelito”, hijo de Marie y de Ange Blaize, que recogió al pasar por Saint-Malo a la vuelta de una temporada en París, en septiembre.

En esta casa recibiría, algunos meses más tarde, a los 3 primeros chicos, entre ellos a Yves le Fichat, a quien había reclutado el sacerdote Tresvaux, párroco de Roche Derrien. El Noviciado seguiría funcionando en la “calle Notre Dame” hasta su traslado a Josselin, en agosto de 1823.


SEPTIEMBRE 1818: Segundo Retiro de los Hermanos de Auray. Retiros de Laicos.

Tiene la palabra el H. Hippolyte Morin, en sus “Recuerdos”. “Durante el mes de septiembre de 1818, nuestros Hermanos, en número de 13, hicieron el Retiro con los Hermanos de las Escuelas Cristianas, en Manéguen. El encargado de dar las charlas – en una de las clases – fue, esta vez, el sr. Guyomard, entonces párroco de Malestroit y más tarde Misionero de St. Laurent. El predicador usaba la silla del maestro: por lo demás este Retiro se ha parecido al anterior; nos levantábamos a las 5 h. e ibamos a continuación a la sala del P. Deshayes para la oración y la meditación, que las hacíamos allí.”

Más adelante el H. Hippolyte relata el accidente, – de sobra conocido – en el que el P. Deshayes, el día de la apertura de un Retiro para Laicos, queriendo ayudar al H. Pierre, que se había caído en el pozo negro, se cayó también él y se lastimó la cabeza. El H. Hippolyte continua relatando: “Es sabido que él es el iniciador de los Retiros que se han celebrado en la Comunidad de “El Padre Eterno” de Auray, en diferentes fechas del año, tanto para hombres como para mujeres. El primero de estos Retiros tuvo lugar en [noviembre] 1818, precisamente el día que ocurrió la anécdota que he mencionado antes. Era él quien tenía que dar la primera conferencia, pero su estado no se lo permitía; sin embargo, al día siguiente, con la cabeza llena de vendas, se presentó ante los eclesiásticos que trabajaban allí y con su humor de costumbre, hizo todas las bromas del mundo, sobre el estado en el que se encontró dentro del pozo negro con su compañero de infortunio, el H. Pierre.”

(«Mes souvenirs sur l’Institut …», du frère Hippolyte Morin)


Agosto 1818 : Verano de 1818: reposo, viajes, duelo y estancia en París y en La Chesnaie de Juan y de Féli.

      A primeros de julio, Féli deja París, donde acaba de terminar la publicación de la segunda edición del primer volumen de “L’Essai sur l’indifférence / Ensayo sobre la indiferencia” y se junta con su hermano Juan en Saint-Brieuc. Del 17 al 27, los dos hermanos se toman un descanso en La Chesnaie: “Acabo de llegar de La Chesnaie donde he pasado 2 días con Féli; los asuntos de la Diócesis no me han dejado estar más tiempo fuera de Saint-Brieuc: este corto intervalo de descanso nos ha resultado muy saludable a los dos.” (CGII, Lettre 772).

A primeros de agosto, Féli regresa a París, donde se entera del fallecimiento de su hermano Gratien en La Habana. Se queda desconcertado. A fin de mes, le esperaba otra nueva prueba tan penosa como la anterior, la muerte prematura de su amigo, el clérigo Teysseyre, profesor en San Sulpicio. Escribía, lacónicamente, a Juan el 23 de agosto: “La noche pasada, a las 2 h ½, nuestro pobre Teysseyre ha dejado de vivir. Ha sido admirable durante toda su enfermedad. No te preocupes por mi salud. Otro golpe me había preparado ya a éste. Aun puedo llorar.”

Juan Mª piensa que es importante juntarse con su hermano en París. Pasa allí del 3 al 27 de septiembre. Le dice a su cuñado Ange Blaize que ha hecho el viaje en 41 horas. La vuelta será aun más larga, desde el domingo 27 por la tarde hasta el miércoles 30, por la mañana. Resume así el resultado de la estancia:  “Féli está infinitamente mejor. Me he felicitado todos los días por haber venido a verle, porque en caso contrario, no sé lo que habría pasado.”                                                                                                                    (CGII, p 74, Lettre 800 à Ange Blaize).


Julio 1818 : Relaciones entre Gabriel Deshayes y las Hermanas del Espíritu Santo de Saint- Brieuc en favor de las futuras Hermanas de Saint-Gildas.

         Desde 1807 Gabriel Deshayes había reunido en Beignon a un grupo de 7 chicas con la intención de convertirlas en maestras. Efectivamente, se abrió una escuela bajo la dirección de Michelle Guillaume. Pero hacía falta garantizarlas una formación pedagógica y religiosa.

Para ello, en el transcurso del año 1818, Gabriel Deshayes se puso en contacto con las Hermanas del Espíritu Santo con la intención de agregar su grupo a esta Congregación. A modo de ensayo, mandó  a Michelle Guillaume y a una de sus compañeras a formarse en Plérin, sede del Instituto. Pero al surgir algunas reticencias de las Hermanas y por falta de unanimidad del Consejo General, fue él mismo a Plérin, puso fin a la experiencia y se volvió a Beignon con sus dos discípulas.

En 1820, después del encuentro de junio de 1819 con Juan Mª de la Mennais optó por la creación de un verdadero Instituto religioso. Las 7 chicas emitieron sus Primeros Votos el 19 de noviembre de 1820 y 6 nuevas aspirantes entraron al Noviciado. Se considera este día como fecha de Fundación de la Congregación de Hermanas de la Instrucción Cristiana de Saint-Gildas.

Gabriel Deshayes, prêtre de la Providence, Jean Chéory p 118 et Laveau


Junio 1818 : Fallecimiento de Gratien, el benjamín de la familia de la Mennais.

La conducta de Gratien, el benjamín de la familia, constituía, desde tiempo atrás, un problema permanente para la familia. Vivía a expensas de sus hermanos y de su hermana y gastaba el dinero bebiendo y en frivolidades, dejándoles las facturas sin pagar a cuenta de ellos. Gracias a la intervención de ellos, logró un puesto de lugarteniente en un regimiento de la Guardia Nacional en Tours, pero le echaron a principios de 1818.

En diciembre de 1817, Juan Mª juzgó necesario ir a Saint-Malo para estudiar con su cuñado Ange Blaize, las medidas a tomar con Gratien. Lograron que pudiera embarcar en una nave de la compañía Blaize, hacia las Antillas, como segundo de a bordo. El 4 de junio de 1818, Gratien falleció en La Habana de una crisis de vómito provocada por la fiebre amarilla. Tenía 33 años. La noticia no llegó a Bretaña hasta agosto.

A Féli le afectó mucho la noticia de su muerte: “Féli, al enterarse de la muerte del pobre Gratien, ha sufrido una crisis nerviosa que le ha durado varias horas, …”

(Lettre 780 de Jean à Ange Blaize + Lettre 667) / (CGI, Lettres 185, 375, 508, 565- EM 43, p 42)


Mayo 1818 : Urgencia de la llegada de Hermanos: recordatorio al H. Gerbaud, superior General de los F.E.C.

El 5 de mayo de 1818, el P. de la Mennais vuelve a ponerse en contacto con el H. Gerbaud, superior general de los HH. de las Escuelas Cristianas, para que le mande, como le había prometido, 3 Hermanos para octubre de 1818, para contrarrestar la apertura de una ‘Escuela mutua’ en Saint-Brieuc. “Permítame que le recuerde que es importantísimo que sus Hermanos vengan en el mes de octubre; he creído, según lo que Ud. me hizo el favor de señalar, poder asegurar a la ciudad, al Prefecto y por medio de éste al Ministro de Interior, que nuestras escuelas cristianas quedarán establecidas en dicho mes.”

El 15 de junio, el Vicario Capitular, se hace aún más presente y el 22 de agosto, el 13 y el 25 de septiembre, da cuenta de los pasos dados por Charles, F.E.C de Auray, que el superior general había mandado a Saint-Brieuc para informar mejor de la situación y concretar las necesidades de mobiliario y de titulaciones docentes. El H. Gerbaud prometió, en esta circunstancia, enviar a sus HH. para Todos los Santos. La apertura podía, entonces, hacerse efectiva el 29 de noviembre de 1818, prácticamente a la vez que se abría la ‘escuela mutua’.

CG II Lettres 743, 789, 796, 802.


Abril 1818 : De febrero a abril de 1818: “No tengo tiempo ni para respirar”.

     El compromiso del Vicario Capitular de Saint-Brieuc con el servicio a la Diócesis era total.

El 16 de febrero de 1818 le escribía a su amigo el Sr. Querret: “Desde que comenzó la Cuaresma, estoy en el confesionario, casi literalmente, desde la mañana hasta la noche. Esta procesión de hombres y de jóvenes es una gran satisfacción para mí.”

Y a Mgr. de Quélen, el 29 de marzo de 1818: “Desde que empezó la Pascua, no me dejan ni respirar. ¡Bendito sea Dios!”

Algunos días más tarde, el 24 de abril, a su cuñado Ange Blaize: “Por lo que a mí respecta estoy abrumado de trabajo; no sé cómo lo aguanto, el Señor es quien me da fuerzas.”

Quince días antes era su hermano Féli el que le aconsejaba: “Cuida tu salud. ¡A ver si te agotas otra vez! Nada te cansa más que hablar al aire libre. Si Dios permite que hagas el bien, tienes que conservar las fuerzas para seguir haciéndolo.”

                                                                                                         CG II Lettres 714, 729, 738


Marzo 1818 : Polémica con el Ministro de Interior sobre la “Déclaration des Qatre articles” de 1682.

  La “Déclaration des Qatre articles / Declaración de los 4 Artículos”, redactada por Bosuet, fue aceptada en 1862 por la Asamblea extraordinario del Clero de Francia. Esta declaración definía “las libertades de la Iglesia Galicana”, según la cuales:

El Soberano Pontífice no tiene más que ‘autoridad espiritual’; los príncipes no están sometidos a la autoridad de la Iglesia en temas temporales.

El uso de las Fuerzas de la Iglesia está regulado por los cánones de la Iglesia; pero, aparte de ellos,  deben permanecer en vigor los principios y los ‘usos y costumbres de la Iglesia Galicana’, que existen desde siempre.

La autoridad del Papa está limitada por la de los Concilios Generales.

En materia de dogma, el Papa no es infalible si no es con el consentimiento de la Iglesia Universal.

(Extraído de Wikipedia.)

Esta declaración puede ser considerada como la “Carta del Galicanismo” y todos conocemos cómo los dos hermanos Jean y Féli de la Mennais, en sus dos primeras obras en común, demostraron “el Primado”  del Papa en la historia de la Iglesia Católica, en particular para el Nombramiento e Institución de los Obispos.

Y también, cuando el Gobierno quiso imponer la enseñanza de “Los Cuatro Artículos” en los seminarios, el P. de la Mennais empezó una agria discusión con el Ministro de Interior, declarando su adhesión total al primer artículo, pero sosteniendo que los otros 3 no son más que simples opiniones: así que no hay ninguna razón para imponer su enseñanza en los seminarios. Yendo esto por delante, los profesores de teología se someten a ella. Prácticamente él fue el único en adoptar una postura tan firme (en febrero, el informe de Saint-Brieuc era el único que faltaba en el Ministerio de Interior.)

Cf.  Lettres 713, 726 du 8 mars ,732 et Doc 176 dans CG II et Summarium Additionale, p 33-53


Febrero 1818 : Del 1 al 25 de enero de 1818: ‘Misión’ en la parroquia de Pordic. Apertura de una escuela.

   Como Vicario Capitular, Juan Mª fue uno de los primeros en organizar ‘misiones’ en su diócesis. La primera gran misión tuvo lugar en Saint-Brieuc en 1816 y luego vino la de Loudeac en 1817. La de Pordic empezó el 1 de enero de 1818 y duró 3 semanas. El P. de la Mennais fue el que la inauguró.

Para consolidar los beneficiosos efectos de la ‘misión’, Juan Mª pidió a Gabriel Deshayes al H. Paul (Mathurin Guyot) para abrir una escuela de chicos. Mathurin Guyot era de Ploërmel y entró al Noviciado de Auray el 24 de junio de 1816. Sin duda fue durante la ‘misión’ de Saint-Malo cuando – unas semanas antes – el P. de la Mennais negoció su llegada, de la que no se conoce la fecha exacta.

El H. Paul dejó Pordic en el mes de mayo de 1820 como profesor del Noviciado de Saint-Brieuc y en septiembre, se hizo cargo de la dirección de Dinan, donde permaneció hasta su muerte en 1853. Gozaba de la total confianza de nuestro P. Fundador.

Los Hermanos Menesianos de Pordic han regentado esa escuela, sin interrupción, hasta 1978.

Cf. Ménologe. Tome I, p. 485 CG II. Lettre 692 du 5 janvier 1819. EM 9 p 35.


Enero de 1818: Sobre la finalización de la ‘liquidación de bienes’ de la empresa paterna.

El 29 de diciembre de 1817, Juan escribía a su cuñado Ange Blaize: “La liquidación prosigue con rapidez hacia su término.” Se trata de la ‘Liquidación de bienes’ de su padre y de su tío, comenzada a mediados del año 1813.

Mgr. Laveille escribe: “El Sr. Pierre de la Mennais era ya mayor y no estaba en condiciones para sacar adelante la desastrosa ‘Liquidación’. Juan Mª trató de recoger los restos de este triste e ingente naufragio, … Los acreedores se sintieron plenamente satisfechos de su legalidad y de su energía, … Sin embargo, no acababa todo ahí. El Sr. de la Mennais y el Sr. de Saudrais, no tenían dónde caerse muertos. Juan Mª se puso de acuerdo con su hermana y sus dos hermanos – Félicité y Gratien – para garantizar una pensión vitalicia a los dos ancianos, que se retiraron a Rennes.”

Cuando Juan Mª se instaló el 18 de marzo de 1814 en Saint-Brieuc, ya había arreglado la mayor parte de los asuntos de la ‘Liquidación’, aunque en 1818 aun quedaban algunos pendientes, como lo atestigua la correspondencia habida entre Juan Mª y Féli, así como con su cuñado Ange Blaize de Maisonneuve entre 1814 y 1818.

El Sr. Robert de la Mennais falleció el 24 de enero de 1828 y el Sr. de Saudrais, a mediados de junio de 1829.

                                                                                                Laveille, Tome I, p. 137. Lettres.


Mostrar más

Diciembre de 1817: Tercer encuentro entre Gabriel Deshayes y Juan Mª de la Mennais.

            A finales de 1817 los dos sacerdotes tienen la oportunidad de un nuevo encuentro. Del 16 de noviembre al 19 de diciembre tiene lugar una Misión en Saint-Malo y en Saint-Servan.  Augustin Georges, párroco de Saint-Servan  había pedido colaboración al P. Deshayes. ¿Cómo negar la colaboración a un amigo, que durante ‘El Terror’ y en medio de las peores pruebas, había compartido con él el apostolado clandestino?

Juan Mª conocía, sin duda, la participación del P. Deshayes en los trabajos misionales y la preocupación causada por su hermano Gratien – el benjamín y tormento de la familia – exigía su presencia allí. Féli le dice a su cuñado Ange Blaize: “Voy a escribir a Juan Mª para que adelante su viaje a Saint-Malo. Seguro que necesitaréis decidir juntos sobre qué hacer (con Gratien).” Y también Juan Mª confirma su intención: “Tengo intención de ir a Saint-Malo la segunda semana de diciembre: veremos entre los dos qué se puede hacer.”

El viaje se llevó a cabo y los dos sacerdotes se encontraron en Saint-Malo o en Saint-Servan: lo sabemos por un sacerdote de Pleudihen. Esta parroquia depende de la diócesis de Saint-Brieuc; pero D. Glorio, su párroco y su coadjutor habían prestado su ayuda en la Misión. El 25 de diciembre de 1817, éste último escribía a Juan Mª, del que dependía, para disculparse de una acusación: “Me siento molesto y tengo que contradecir el informe que os han enviado sobre mí D. Glorio, el párroco de Auray y D. Georges: le han engañado.”

El Vicario Capitular tenía un proyecto entre manos que le preocupaba. Se cree que aprovechó de este nuevo encuentro para darle salida. En enero de 1818, la parroquia de Pordic tenía que organizar una Misión. Para dar continuidad a los frutos, Juan Mª quería que se abriera pronto una escuela de chicos. Esperaba del P. Deshayes el maestro que necesitaba. Desinteresado como siempre, el párroco de Auray se lo prometió. La deseada escuela se abrió durante los primeros meses de 1818.

Estudios Menesianos, nº 5, pgs. 39-40. Correspondencia General I, L 606, L667; Crosnier I pgs. 284-288.


Noviembre 1817 : 30 de Noviembre de 1817: Publicación del primer tomo de ‘Ensayo sobre la Indiferencia en materia de Religión’.

Desde hacía ya algunos meses, Féli de la Mennais trabajaba en una obra de apologética, sobre los consejos y notas personales que el sacerdote Teysserre, profesor de Saint-Sulpice, había puesto a su disposición y que trataba sobre la indiferencia en materia de religión.

El 30 de noviembre de 1817, en una carta a Juan Mª, Féli de Lamennais le decía que la impresión de “El Ensayo” ya estaba acabada. Es una obra de 560 páginas, cuyo precio es de 6 fr 50.

La obra alcanzó un gran éxito y fue acogida favorablemente por todas partes, con algunas excepciones. En menos de un año se vendieron 13.000 ejemplares. A partir de 1818 se fue traduciendo al inglés y al holandés y más tarde lo sería al italiano, al español y al alemán. La fama del escritor bretón se extendió por toda Europa. Sin embargo, cuando apareció el segundo volumen en 1820, fueron críticas lo que más recibió el autor. Quiso también pedir el juicio de Roma, que resultó favorable: «En la búsqueda de la verdad, no encontramos en el hombre individual el principio de certidumbre: es al revés, lo que constituye este principio de certidumbre es lo que los hombres creen sin fisuras. En este “Ensayo” Lamennais pone de relieve la fuerza de esta fe común y, en mi humilde opinión, lo logra con absoluta claridad. […] Así que, yo creo que esta obra es excelente y que merece ser publicada.» (Roma, 29-04-1822, Basile Tomaggian, Penitenciaría de S. Pedro).

La aprobación oficial de los tres Consultores romanos no desarmó a la crítica, especialmente después de la publicación del volumen segundo. Nos quedaremos, en principio, con el severo análisis del jesuita Rozaven, que, en 1824, dirige a Féli una objeción de fondo a su tesis carente de “sentido común”.

Correspondencia general de Féli, Cartas a Juan Mª del nº 226 al nº 242.
Marechal, ‘la juventud de la Mennais’ pg. 595 y ss.


Octubre 1817. Los primeros pasos de las Hijas de la Providencia en la calle Grenouillère.

   Después de la Misión de 1816 en Saint-Brieuc fue elegida Presidenta de las Damas. Deseosa de consagrarse a obras pías, acompañó en un primer momento a la Srta. Corbion,-  piadosa feligresa de la catedral -, en sus obras de caridad. La srta. Corbion murió pronto. La srta. Cartel se unió con Marie Connan, Annie Chaplain y más tarde con la srta. Julie Bagot. Juntas, impulsadas por esta última, fundaron, en una casa llamada ‘la Grenouillère’ un establecimiento destinado a las huérfanas. Al principio se presentaron cuatro.

Más adelante, las cuatro asociadas acordaron admitir también a niñas para enseñarles el catecismo y los  rudimentos de lectura y escritura, … Pero la srta. Bagot consideró que esta nueva actividad se apartaba de los objetivos iniciales y consumía los escasos recursos de la Institución y propuso que se despidiera a los alumnos. Juan Mª, solicitado como árbitro, animó a llevar adelante los dos apostolados y la srta. Bagot se separó de sus compañeras para continuar, sola al principio, su apostolado con las huérfanas.

De ahí nacerían dos Congregaciones religiosas: Las Hijas de la Providencia de Saint-Brieuc y las Religiosas de Nuestra Sra. de la Providencia, que se convertirían más tarde en las Religiosas de la Sda. Familia.

          Laveille, pg. 292-299


Septiembre de 1817: Retiro en Auray de los primeros discípulos de Gabriel Deshayes.

El H. Hippolyte Morin escribía en una carta del 1 de mayo de 1868, sobre el primer retiro de Auray, al H. Augustin de Saint-Laurent-sur-Sèvre:

«En el mes de septiembre de 1817, hicieron un retiro con los HH. de las Escuelas Cristianas. Como el establecimiento de Auray (la casa de Auray fue la primera que tuvieron los HH. en Bretaña después de la Revolución de 1793) pertenecía al P. Deshayes (ya que fue él quien les llamó y les ayudó a construir las clases de Manéguen – las dos palabras bretonas son mané guen = montaña blanca) no resultó difícil lograr que estos jóvenes, que eran siete, hicieran allí los Ejercicios Espirituales. Este Retiro, el primero que hicieron nuestros Hermanos, lo presidió un gran amigo de Juan Mª, el P. Villeneuve [párroco de la Cartuja de Auray, nota del redactor], en una de las clases de los HH. porque la capilla era muy pequeña. después de las conferencias, los jóvenes Postulantes salían a confesarse a los Capuchinos, al hospicio, etc … Se juntaban en la casa cural para las comidas y para dormir.»

                                                        AFIC 080-06-005 LaveilleI, nota de la pg. 331.


AGOSTO 1817 : Retiro de los Sacerdotes de la Diócesis de Saint-Brieuc. El Padre de la Mennais alerta a los Sacerdotes de los peligros de la ‘Escuela Mutua’.

            La diócesis, bajo el impulso de Juan Mª de la Mennais, organiza dos Retiros para los eclesiásticos, el primero en agosto y el segundo en septiembre. El Vicario Capitular aprovecha para hablar a los sacerdotes sobre el proyecto Carnot, elaborado durante los ‘Cien Días’ y que preconizaba el ‘Método lancasteriano’. Pone en guardia sobre los peligros del método y las intenciones secretas de los promotores. (Doc 164, p. 556).

Ya, el 16 de junio, en una carta al párroco de Saint-Servan, Juan Mª de la Mennais escribía: «El método en sí está viciado: los alumnos están en continuo movimiento, […] Se alardea de la rapidez con la que los chicos aprenden lo que se enseñan unos a otros, […] pero ¿se completa [su] educación moral?» Y en agosto, durante una visita a Trégor, reúne a los miembros del Comité de Instrucción Primaria de Lannion y les pone en guardia contra el Método lancasteriano y contra la apertura de una ‘escuela mutua’ en Lannion. (L 629).

Dos años más tarde, el Padre explica en un folleto sobre la “Enseñanza Mutua” las limitaciones y los verdaderos peligros del método promovido por el gobierno. Todo esto ya lo había él previsto en 1817.

Estos dos retiros les brindan también la oportunidad a los Vicarios Capitulares de pedir a los sacerdotes constitucionalistas que se retracten. Todos menos uno, el sacerdote decano de Paimpol, aceptaron la regularización de su situación, sellando con ello la unidad de los sacerdotes de la Diócesis.


Julio 1817 : Firma de un nuevo Concordato.

La tumba de Mons. Cafarelli, en St-Brieuc

El 11 de junio de 1817, después de 3 años de conversaciones se firma un nuevo Concordato. Deroga el de 1801 y renueva las principales disposiciones del Concordato de 1516, sin embargo con algunas restricciones.

Este Concordato, preveía 72 diócesis, incluyendo el restablecimiento de la de Saint-Malo. Al no ser validado, nunca entró en vigor y Francia quedó bajo el régimen del Concordato de 1801 hasta la Ley de Separación de 1905.

El 11 de octubre se dio a conocer la lista definitiva de los Obispos nominados para las sedes vacantes. Mgr. Groing de la Romagère fue nombrado para la diócesis de Saint-Brieuc pero no llegará a tomar posesión hasta el 15 de noviembre de 1819.

Ante la eminencia del nombramiento del nuevo Obispo, los Vicarios Capitulares aplazan muchas decisiones.

Confrontar: ‘Correspondance Générale’ I, l607, 610, 611.


Principios de junio de 1817: segundo encuentro entre Gabriel Deshayes y Juan Mª de la Mennais.

A finales de mayo o principios de junio de 1817 (la correspondencia general de Juan Mª revela un vacío del 4 al 11 de junio) Juan Mª viaja a Morbihan y visita, entre otros, al P. Deshayes, para buscar los tres aspirantes para el Noviciado de los HH. de las Escuelas Cristianas, condición indispensable para la venida de los HH. de la Salle a Saint-Brieuc.

Una carta del sacerdote Tresvaux, recientemente nombrado por el Vicario Capitular párroco de Roche-Derrien, confirma este viaje. El 15 de junio de 1817, escribía a Juan Mª: «Hace ocho días, viajé a Santa Ana de Auray y a Vannes, … Me encantó la caridad de los Sres. Eclesiásticos con los que me encontré. No le han olvidado y el Superior de Santa Ana me ha encargado que le diga que le gustaría mucho que repitiera sus visitas.»

Esta visita a Gabriel Deshayes deja bien claro el interés de Juan Mª de la Mennais por la implantación de los HH. de las Escuelas Cristianas en Saint-Brieuc.

Los tres aspirantes pedidos por los Hermanos de las Escuelas Cristianas entran en el Noviciado, el primero en julio, y los otros dos en septiembre. (CG II, L743).

Confrontar: Laveille, Tomo I, p. 181 / ‘Estudios Menesianos’, nº 5 pg.38.


10 de mayo 1817: Primer encuentro entre Juan Mª de la Mennais y Gabriel Deshayes.

Calle St-Gilles, St-Brieuc

El 10 de mayo de 1817, Gabriel Deshayes añade una nota a una carta de Juan Mª de la Mennais al H. Gerbaud, superior general de los HH. de las Escuelas Cristianas, en estos términos: «El Sr. de la Mennais me pide que me una a él para pedirle que se comprometa a abrir un centro de Hermanos en la ciudad de Saint-Brieuc. Acepto su invitación con el mayor placer …»

Esta fecha nos sitúa en el primer encuentro de nuestros dos Fundadores. Según cuenta el H. Célestin-Paul Cueff (EM nº5), el párroco de Auray, Gabriel Deshayes, vicario general de Vannes y el sacerdote Juan Mª de la Mennais, vicario capitular de Saint-Brieuc, conocían la reputación de cada uno, por la prensa, principalmente por “El amigo de la religión” que había publicado el 1º de junio de 1816 un artículo sobre las obras de caridad del párroco de Auray.

Pero, ¿qué venía a hacer Gabriel de Deshayes a Saint-Brieuc, el 10 de mayo de 1817? El H. Auguste Auvray afirma: “Los dos Fundadores se habían escrito y el P. Dashayes se trasladó a Saint-Brieuc para compartir lo que pensaba con Juan Mª de la Mennais. […] Corría el año 1817.” El periodista Louis de Kergorlay, después de la entrevista con Juan Mª de la Mennais en 1849 afirma: “Habiendo tenido conocimiento de los trabajos del administrador de la diócesis de Saint-Brieuc, al que no conocía, (el P. Deshayes) vino por iniciativa propia a tener un encuentro con él (Juan Mª de la Mennais).”

A falta de otras explicaciones, aceptamos este testimonio y reconocemos la mano de la Providencia que favoreció este capital encuentro para los comienzos de nuestra Congregación.

Confrontar ‘Estudios Menesianos” nº 5 / ‘Correspondencia General’, L579, pg. 522.

BICENTENARIO DE LA CONGREGACIÓN

Dos fechas importantes, dos acontecimientos fundacionales :

  • 6 de junio de 1819: Firma del Tratado de Unión por Juan María de La Mennais

    y Gabriel Deshayes

  • del 9-20 de septiembre de 1820: Gran Retiro común de Auray con asistencia de nuestros dos Fundadores.

El 6 de junio de 2019, celebraremos el 200º aniversario de la firma del » Tratado de Unión » de nuestros Fundadores.

En septiembre de 2020, será la celebración del 200º aniversario del primer Retiro de nuestros primeros Hermanos con la asistencia  de los dos Fundadores. En esta ocasión recibieron la primera Regla, la sotana, el crucifijo, el nombre: Hermanos de la Instrucción Cristiana, y la divisa: Dios Solo.

Hemos decidido celebrar este acontecimiento dando gracias por el pasado de nuestra Congregación que, a pesar de las pruebas, no ha dejado de dar el testimonio de Hermanos unidos en el seguimiento de Jesús, para la educación de los niños y los pobres.
Celebraremos también este aniversario con un renovado espíritu misionero. Por eso hemos elegido el eslogan: » Una nueva página». Deseamos que esta celebración sea una ocasión para escuchar la llamada del Espíritu y partir a nuevas tierras de misión.


CALENDARIO DEL BICENTENARIO:

6 de junio de 2017:
Lanzamiento del primer año, con el tema: Discernir juntos. Trataremos de seguir a nuestros dos Fundadores que buscaron, cada uno por su lado, responder a la llamada de Dios, pero que decidieron hacerlo juntos cuando les pareció que Dios se lo pedía así. Este primer año  nos preparará directamente al Capítulo General de marzo de 2018.

6 de junio de 2018:
Lanzamiento del segundo año, con el tema: Llamar a discípulos. Llevaremos esta pregunta fundamental: ¿ De qué discípulos necesitamos, y para qué misión?

6 de junio de 2019:
Lanzamiento del año del bicentenario, con el tema: Partir para la misión. Este año se terminará el 20 de septiembre de 2020, aniversario de la clausura del retiro de Auray. Trataremos, pues, durante ese año, de dejarnos llevar por la llamada del Espíritu por los caminos del mundo.