¡Fiesta! Con más de 150 invitados, el pasado 16 de septiembre, la inmensa mayoría de los animadores del campamento diurno del Arca de Noé, el Centro Juan Pablo II de Huatusco celebró sus 10 años.

Inauguración de la placa conmemorativa donde aparecen inscritos los nombres de los 286 animadores de los 10 años del Arca de Noé. En primer plano, la tarta de los 10 años.

En el momento de la alocución del Hno. Mario Couture, Director del Campamento diurno, supimos que desde los inicios de la misión de Huatusco, su sueño era acoger a niños y jóvenes de Huatusco y de los pueblos cercanos.

Diez años más tarde, el sueño se ha hecho realidad ya que 3 052 niños y adolescentes de edades entre 4 y 14 años frecuentaron el campamento diurno.

El campamento del Arca de Noé, el verano pasado, fue un gran momento.

Además, 286 animadores y animadoras que no procedían solo del mismo Méjico, sino también de Canadá, Francia y Haití, se dedicaron en cuerpo y alma a cuidar de estos niños.

 

La fiesta, bajo la temática de un festival de películas, fue el teatro de la proyección de diez montajes cortos de fotos, uno por cada uno de los años de esta aventura del Arca de Noé.

“El Aldor” entregado a todos los invitados de la fiesta.

Cada invitado recibió su Óscar o mejor su “Aldor”, inspirado en el nombre de uno de los animadores, Aldo López, que supo encarnar el espíritu de entrega, generosidad y don de sí mismo durante sus cinco años de leal servicio.

Por supuesto, el evento fue la ocasión de compartir una buena comida, el pozole, plato típico del país, en este día de celebración de la independencia de Méjico.

F. Mario

 

 

 

Arriesgar su vida: últimas  noticias de la tierra de Nuestra Señora de Guadalupe.

De las cosas que estaré siempre agradecido de estos años de servicio en el Consejo General es del ensanchamiento que ha experimentado mi corazón. El haber tejido lazos con distintas realidades e integrantes de la Familia Menesiana me ha conducido a sentir el mundo de otra forma.

La interculturalidad que vive la vida religiosa no es una estrategia de supervivencia, sino un ‘salir’ como dice el Papa de nuestra autorreferencialidad, y abrirnos a integrar otras formas de pensar, de sentir, … siendo tú mismo pero descubriendo, valorando y asumiendo las semillas de Reino que existen en las demás culturas. No se trata de la estrategia de acoger para convencer de nuestro punto de vista, sino de salir al encuentro del otro y juntos discernir la novedad de Dios, que es no es tu idea, ni la mía, sino algo nuevo.

La foto que acompaña esta publicación parece una foto enviada sin más. Pero cuánta vida se esconde detrás de esos rostros.

Estamos en Huatusco (Veracruz- Méjico) : de derecha a izquierda:

* Hermano Mario Couture, canadiense. Un animador nato de la niñez y de la juventud. Una sensibilidad extrema por los niños huérfanos o abandonados. Creativo. Experto en crear lazos y conseguir que jóvenes y adultos se sumen al proyecto de ‘salvar’ a la niñez y a la juventud mejicana. Ha elegido Méjico como país de adopción.

* Hermano Gaétan Arsenault, canadiense. Misionero en África antes de llegar a Méjico. Hombre sencillo, espiritual. Abierto a acoger las diferencias y a colaborar al crecimiento humano de las personas. Lidera talleres de formación. Inquieto por su formación permanente y deseoso de contar con jóvenes mejicanos que quieran seguir a Cristo como Hermanos Menesianos. Junto con Mario ha dado pasos para dar testimonio de fraternidad y la gente del lugar deposita su confianza en él, al punto de brindar tiempo gratuito y bienes para la obra.

* María Fernanda, laica mejicana. Contadora de profesión pero que ha decidido ser discípula misionera junto a los menesianos. Mujer de carácter, creativa. Conocedora de su pueblo y al mismo tiempo inquieta por renovar la evangelización. Ayuda a los Hermanos y a otras congregaciones religiosas en la Pastoral vocacional. Co-responsable de la creación del grupo de jóvenes menesianos. Junto a los Hermanos forma comunidad de vida y misión, haciendo crecer poco a poco la Familia Menesiana.

* Hermano Daniel Gautier, francés. Traductor español – francés. Ha comenzado su segunda estadía en Huatusco. Esta vez permanecerá allí hasta el próximo Capítulo General (marzo 2018). Se podría pensar que el conocer el idioma le ha ayudado a ser acogido por la gente huatusqueña. ¡Sin duda! Pero, sobre todo ha sido su apertura de corazón para abrirse a una cultura nueva, el salir de los caminos conocidos y confiar en la posibilidad de seguir generando vida siguiendo las novedades que le propone Dios en esta etapa de su vida, lo ha conducido a renovar su pedido de colaborar en el proyecto de la implantación del carisma menesiano en tierras aztecas.

Estoy convencido de que hay más Hermanos menesianos en el mundo que están dispuestos a arriesgar su vida para que la interculturalidad, no se reduzca a una estrategia, sino a una mediación del Espíritu para que los que se arriesguen y los que acojan vean transformadas sus vidas por la Buena Nueva de Jesús siguiendo los huellas de Juan María de la Mennais.

¡Gracias a los 4! Y que la Guadalupana los siga protegiendo y guiando.

H. Guillermo Dávila